Viernes 26 - Mayo, 2017
, ,

Poema a Jesús de la Merced

03 de Abril, 2015

Por: Eventos Católicos

Por: Dolores Montenegro de Torres (1892)

Santo de rogativa, imagen peregrina,

Jesús de la Merced; Jesús de la Reseña

y de ¡Señor Pequé!. Jesús del callejón;

Jesús del buen consejo;Jesús siempre Jesús….  

Mi abuela me contaba que cuando caminabas

con la cruz acuestas, cansado y doliente frente a Catedral

la enorme campana del clásico templo, marcaba tu paso

con triste tañido.  Y con su sonido llenaba el ambiente

de llanto y piedad.    

Mirando tu rostro las gentes decían,

que en boca de todos brotaban los cantos:

salmos y alabados; notas y armonías, que

al cielo subían en nubes de incienso.

Y mientras más altas más se diluían,

Perdón oh Dios mío, perdón e indulgencia;

perdón y piedad. Todo el corifeo, divos y solistas

sin un pentagrama, sin solfas, ni claves;

cantaban  con voces trémulas y mustias

sentidos acordes, mezclados con llanto.    

Eran notas tristes, sentidos lamentos

sencillos y tiernos, que creaban la escena del místico encuentro.

Entre el nazareno y el sufrido pueblo. Era muy solemne

la imagen de Cristo , llenaba el ambiente, detenía el tiempo

y en breves instantes reinaba el silencio

Y solo se oía el rumor del viento, que en sus remolinos

llevaba gemidos y también suspiros de los asistentes.    

Cuatro evangelistas guardaban la marcha del ilustre mártir,

el dedo de Juan señala hacia arriba, su gesto anuncia con firme

actitud que el Santo Cordero solo y despreciado, lento ha

caminado frente a Catedral, y que allá en el cielo el sol se ha

vestido con un negro velo.  

Que ángeles llorones del cielo venían,

y un paño muy blanco en manos traían,

que a la dolorosa pronto lo darían;

para recogerle de cada mejilla los finos

diamantes que sus bellos ojos pronto tallarían.  

Eso no era todo decía la anciana,

el rostro del Cristo se llena de perlas y gotas de agua.

Es sudor y llanto, suda el Nazareno y de sus

tiernos ojos brotan dos luceros.

Dicho todo esto seguía rezando

cuentas y misterios del Rosario Santo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbase a nuestro boletín