Domingo 28 - Mayo, 2017
,

Felicitaciones navideñas del Papa a la Curia Romana

23 de Diciembre, 2015

Por: Eventos Católicos

(RV).- Dirigiéndose a los queridos hermanos y hermanas presentes en la Sala Clementina del Palacio Apostólico del Vaticano, el Pontífice pidió disculpas por no poder hablarles estando de pie, puesto que “desde hace algunos días – les dijo – estoy con gripe y no me siento muy fuerte”. De modo que “con su permiso – añadió el Santo Padre – les hablo sentado”.

El Papa Francisco manifestó su alegría por encontrarse con todos ellos para intercambiar las felicitaciones navideñas y por un feliz Año Nuevo, que extendió también a todos los colaboradores, a los Representantes Pontificios y, de modo particular,  a quienes durante el año pasado, han concluido su servicio al alcanzar los límites de edad. Francisco también recordó a las personas que han sido llamadas a la presencia de Dios, a la vez que reiteró a todos ellos y a sus familiares su saludo y gratitud.

Tras recordar que en su primer encuentro con ellos, en 2013, quiso poner de relieve dos aspectos importantes e inseparables del trabajo de la Curia: la profesionalidad y el servicio; mientras el año pasado, afrontó algunas tentaciones, mediante el “catálogo de los males curiales” que podrían afectar a todo cristiano, curia, comunidad, congregación, parroquia y movimiento eclesial, el Papa Francisco afirmó que “algunos de esos males se han manifestado a lo largo de este año, provocando mucho dolor a todo el cuerpo e hiriendo a muchas almas”.

De ahí la necesidad de afirmar que esto ha sido, y lo será siempre, objeto de sincera reflexión y decisivas medidas, puesto que la reforma seguirá adelante con determinación, lucidez y resolución.

Sin embargo – prosiguió el Pontífice – los males y hasta los escándalos no podrán ocultar la eficiencia de los servicios que la Curia Romana, con esfuerzo, responsabilidad, diligencia y dedicación, ofrece al Papa y a toda la Iglesia, lo que representa un verdadero consuelo. Y añadió: “Sería una gran injusticia no manifestar un profundo agradecimiento y un necesario aliento a todas las personas íntegras y honestas que trabajan con dedicación, devoción, fidelidad y profesionalidad, ofreciendo a la Iglesia y al Sucesor de Pedro el consuelo de su solidaridad y obediencia, como también su generosa oración”.

El Santo Padre también ofreció una lista – explicada –  desde el análisis acróstico de la palabra “misericordia”, como guía y faro, invitando asimismo a los responsables de los Dicasterios y a los superiores a que la profundicen, enriquezcan y completen. A saber: “Misionariedad y pastoralidad”; “Idoneidad y sagacidad”; “Espiritualidad y humanidad”; “Ejemplaridad y fidelidad”; “Racionalidad y amabilidad”; “Inocuidad y determinación”; “Caridad y verdad”; “Honestidad y madurez”; “Respeto y humildad”; “Dadivosidad y atención”; “Impavidez y prontitud” y “Atendibilidad y sobriedad”.

Hacia el final de su alocución el Pontífice afirmó que “la misericordia no es un sentimiento pasajero”, sino la síntesis de la Buena Noticia; es la opción de los que quieren tener los sentimientos del Corazón de Jesús,  de quien quiere seriamente seguir al Señor”.

(María Fernanda Bernasconi – RV).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbase a nuestro boletín