Viernes 26 - Mayo, 2017
,

“La Economía de la Honestidad”

14 de Septiembre, 2015

Por: Eventos Católicos

El Pontífice anima a seguir el “espíritu de la solidaridad cristiana” en la cooperación y la vida económica de todos los días

La Iglesia conoce bien el valor de la cooperación”, confirmó el Papa Francisco al recibir en audiencia este sábado 12 de septiembre en el Aula Pablo VI del Vaticano a los administradores y los empleados con sus familias del Banco de Crédito Cooperativo de Roma.

Un discurso que recoge varias de sus ideas expresadas a los movimientos sociales en América Latina, congregados en julio en Bolivia, y otros conceptos, presentes en su nueva Encíclica social ecológica, pero disciplinados a una serie de reglas sintéticas para el uso de cooperativas, bancos con fines caritativos y de desarrollo sostenible y pequeños empresarios.

Según el Papa, las cooperativas, como otras formas de asociación económica y empresarial, tienen la tarea de “hacer crecer la economía de la honestidad”.

“A ustedes se les pide no sólo de ser honestos – esto es normal- sino de difundir y radicar honestidad en todos los ámbitos”, indicó.

Las cooperativas – explicó- en sus bases tienen “la colaboración de sacerdotes, de fieles laicos comprometidos, de las comunidades animadas por el espíritu de solidaridad cristiana”.

Entretanto, el Papa Francisco rememoró que las cooperativas son citadas frecuentemente en los documentos sociales de la Iglesia. En este caso, señaló que en la Encíclica Laudato si’ se subraya su “valor en el ámbito de las energías renovables y en la agricultura (cfr nn. 179-180)”.

Asimismo, nombró algunos puntos que consideró de estimulo para la vida de las cooperativas y de la ‘economía de la honestidad’:

  1. Continuar a ser un motor que desarrolla la parte más débil de las comunidades locales y de la sociedad civil, pensando sobre todo a los jóvenes sin trabajo y apuntar al nacimiento de nuevas empresas cooperativas.
  2. Ser protagonistas en proponer y realizar nuevas soluciones al Estado Social, a partir del ámbito de la sanidad.
  3. Poner atención a la relación entre economía y justicia social, manteniendo al centro la dignidad y el valor de las personas.
  4. Facilitar y animar la vida de las familias, y proponer soluciones cooperativas y reciprocas para la gestión de los bienes comunes, que no pueden volverse en propiedad de pocos ni objeto de especulación;
  5. Promover el uso solidario y social del dinero, en el estilo de la verdadera cooperativa, donde el capital no manda a los hombres, sino los hombres mandan sobre el capital.
  6. Como fruto de esto, hacer crecer la economía de la honestidad.
  7. Finalmente, participar activamente en la globalización, porque sea una globalización de la solidaridad.

Antes de su discurso, el Papa ha recordado que en febrero de 2015 había ya encontrado en audiencia a los representantes de otras asociaciones del sector de la agricultura y del crédito cooperativo que operan en Italia.

 

Fuente: Aleteia.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbase a nuestro boletín